Saira Sete Cores, ave típica de Brasil, en la Fazenda Capigaba Obiru (Hoja Seca), Ubatuba, litoral norte del estado de San Pablo, Brasil

Algunos datos

La Fazenda Folha Seca, Capigaba Obirú en tupí-guaraní, queda en el barrio de Folha Seca, Municipio de Ubatuba, litoral norte del Estado de São Paulo, Brasil. El acceso convendrá hacerlo en automóvil, pues el bus urbano de Ubatuba nos dejará bastante lejos.

Info práctica

  • Para llegar, hay que tomar ruta de Río-Santos , con nombre BR 101. En Praia Dura, sector sur del Municipio de Ubatuba, nos desviaremos por el camino a los barrios de Corcovado y Folha Seca. Hasta allí (Folha Seca) se puede llegar en transporte público, pero, como la distancia a recorrer hasta la fazenda es grande, sería mejor contar con automóvil propio. Apenas a quinientos metros de la ruta, apenas superada una escuela y una iglesia católica, tomar el camino de tierra (a la derecha) que conduce al barrio de Folha Seca (Hoja Seca). Superados dos puentes, emprender el primer camino que aparece a la izquierda, y que casi sin curvas, nos conducirá hasta el cartel de la fazenda, donde se lee: Capigaba Obirú. En todo caso es fácíl preguntar a cualquiera por la fazenda "do senhor Jonas" (a fazenda do señor Yoónas)
  • Llevar equipo fotográfico, desde ya, binoculares si los tenemos, y repelente de insectos. Cualquier tipo de ropa o calzado servirá, ya que no es necesario caminar o internarse en la selva.

Clima, moneda, electricidad e idioma

  • Ubatuba tiene clima tropical: cálido y lluvioso. El mes más seco es julio y aún es este mes caen 84 mm. En enero 343 mm. La temperatura media de invierno es de 19º, con máxima de 25º Es el mes más soleado. En enero la temperatura máxima puede superar los 30º. La temperatura del agua de mar ocila entre los 20°c en invierno, a los 24°C en verano, lo que la hace apta para bañarse todo el año
  • La electricidad es de 117 v, 60 ciclos. Los tomas son de tipo N, pero los de tipo europeo de dos patas cilíndricas pueden ser usados. Atención: Esta configuración no es válida para todo Brasil. Pueden encontrarse otro tipos de tomacorriente y voltaje 220 en otras ciudades. Será necesario preguntar la configuración en cada caso. Ver lor tipos de tomacorrientes.
  • La moneda es el real brasilero. Su código es BRL y su símbolo R$. Hay abundancia de cajeros electrónicos y bancos en el centro de la ciudad, casi nada en los barrios. Para cambio de monedas (sólo euro o USD) conviene dirigirse al Bar do Leme, en la peatonal, entre los bancos Bradesco e Itaú. Mejor cotización y absoluta confianza y seguridad. Conversión exacta y actualizada de USD a BRL
  • El idioma es el portugués de Brasil. Por tratarse de un destino de turismo brasileño, no hay que esperar interlocutores en otros idiomas. Quienes hablen español, si lo hacen claramente, y despacio, serán entendidos tarde o temprano. Lo menos efectivo es tratar de hablar en portugués, si no se lo habla verdaderamente.

Relato de una visita en junio de 2011

Once de la mañana, partimos desde la casa de la amiga Mabel, en la entrada de Folha Seca, junto con los amigos Patricio y Silvana. Somos, contándonos a Gloria y a mí, cinco personas apiñados en el pequeño autito alquilado. Son cinco kilómetros, que recorremos despacio, con una parada para visitar uno de los tantos riachos y arroyos del Sertão da Folha Seca. Detenemos el auto a metros de la casa del señor Jonas, que sale a recibirnos, como acostumbra con cualquiera que se acerque a observar los pájaros. Desde allí, tenemos una vista espectacular al Corcovado, pico que es el emblema de Ubatuba, tanto como sus famosas playas. Los picaflores (beijaflores) se pasean por todos lados, incluyendo la galería de la casa. Por momentos parece que nos atacan, con sus vuelos rasantes. Cómodamente instalados escuchamos al propietario de la fazenda, el Sr. Jonas, precisiones y detalles acerca de los pájaros que vemos. Nuestra ignorancia se achica un poco. También nos enteramos que el lugar en que estamos es parte del circuito mundial de observadores de pájaros. Se me ocurre que sería interesante observar a los observadores y todos sus aparatejos y manías. Mientras, contemplamos hermosos pájaros, que revolotean por allí cerca, despreocupados de nuestra presencia. Tomo cientos de fotos, en la esperanza de obtener alguna aceptable para mostrar. Algunos de los resultados son éstos que publico aquí. No son gran cosa.