Algunos datos

Chiang Mai es la ciudad más importante del norte tailandés. Tiene, incluyendo los distritos vecinos, más de 700.000 habitantes. Las coordenadas de la ciudad, con link a GeoHack son:  18° 47′ 20″ N98° 59′ 0″ E Está a unos 700 km al norte de Bangkok, y es la segunda ciudad del país en importancia. Su interés turístico deriva de su cultura, de sus innúmeros templos (más de 300), y de las altas montañas, cercanas, con sus selvas y elefantes. Chiang Mai significa "ciudad nueva", pues fue capital del reino Lanna, luego del abandono de Chiang Rai.

Info práctica

  • El aeropuerto internacional está muy cerca de la ciudad. Es un aeropuerto internacional, con código CNX.  Unas 20 aerolíneas operan en él. En el hall de vuelos domésticos hay un mostrador para contratar taxis, unos 100 a 160 bats al centro de la ciudad. Fuera de la terminal pueden tomarse tuktuks, hay que negociar el precio. Las principales compañías internacionales de alquiler de automóviles tienen oficinas en el aeropuerto. Hay muchos vuelos domésticos por día, de distintas compañías y también vuelos procedentes de los países vecinos y de Asia en general. Algunos destinos son: Bangkok (ambos aeropuertos; Don Mueang y Suvarnabumi) y Phuket entre los nacionales. Los internacionales son: Hong Kong, Macao, Shanghai-Pudong, Singapur, Pekin, Wuhan, Luang Prabang, Kuala Lumpur, Busan, Seul-Incheon, y varios más. El sitio oficial del aeropuerto, en inglés, aquí. Hay oficina de información turística, primeros auxilios, devolución de impuestos, correo, depósito de equipajes, sala de oraciones, sala de fumadores, bares, restaurantes, sauna, heladería comercios varios. Bancos y casas de cambio. También Duty Free shop.
  • Los buses tienen dos estaciones: Chang Puak Bus Station, para los de recorridos provinciales, en Chotona Road, cerca y al norte de la ciudad amurallada, y Chiang Mai Arcade Bus Station, a unos tres km. del centro, en una avenida principal: Kaeo Nawarat road.
  • La estación de trenes está en Charoen Muang Road, a lo largo de la cual es posible caminar hasta el centro, son 3 km. Hay taxis y tuktuks en la puerta. El tren a Bangkok muy frecuentado por los turistas. Es un tren nocturno, con camas tanto en primera como en segunda. En primera, camarote, cuesta unos 55 USD y unos 30 USD en segunda, con camassuperpuestas, sin privacidad. El precio del viaje en primera clase es igual o mayor al del avión. 
  • Los minibuses que llegan de localidades más o menos cercanas, te dejan en cualquier lado, pero siempre cerca a la ciudad amurallada.
  • Desplazarse en la ciudad es muy sencillo, la mayoría de los atractivos turísticos está dentro de la ciudad amurallada (no toda la muralla sobrevive, apenas unos tramos) Un city tour es absolutamente prescindible, a menos que uno desee tener explicaciones de un guía.
  • La ciudad está plagada de agencias de viaje, que ofrecen opciones de turismo receptivo. La mayoría ofrecen alguna clase de tour a los alrededores. Todas ofrecen algún tour para ver elefantes. Los menos disimulados ofrecen paseos a lomos de este animal, los más disimulados evitan el paseo, pero igualmente el animal está amaestrado para hacer algunas gracias. Estos últimos aseguran ser refugios para ejemplares rescatados o ancianos. Ante la duda de la veracidad, quizá lo más correcto sea evitar estar formas de explotación animal. Algo así puede argumentarse en contra del Tiger Kingdom, donde uno puede fotografiarse abrazando un tigre adulto.
  • La cantidad de hoteles es enorme, para todos los presupuestos. Parece conveniente elegir aquellos que estén próximos a la ciudad amurallada. Salvo para el Songkram (tres diás de fecha variable en abril o mayo) y durante el Loy Kratong (festival de las luces a mediados de noviembre) no parece necesario reservar.
  • Hay cajeros electrónicos (ATMs) por toda la ciudad, y también casas de cambio de moneda. 

Clima, moneda, electricidad e idioma

  • El clima es tropical con temperaturas máximas relativamente altas todo el año. En los meses de diciembre y enero, por las noches y por la mañana temprano, la temperatura baja bastante. La temperatura media mínima del año es de 23-24 ºC y la máxima de 32 ºC y la humedad varía bastante de la época seca a la época de lluvias. Ver datos y gráficos del clima en Chiang Mai.A pesar de estos calores, algunos templos requieren cierta etiqueta: pantalones largos, nada de minifaldas o shorts, menos aún camisetas sin mangas.
  • La moneda es el baht, (THB), con monedas de hasta 10 THB, y billetes de 20 a 1000 THB. Las monedas de 25 y 50 centavos (satangs) circulan poco y son escasamente útiles, dado su nulo valor. Conversión exacta y actualizada de USD to THB. Hay cajeros electrónicos (ATMs) en abundancia, en todos lados. En los mercados y tiendas populares es norma el regateo. El precio de equilibrio suele ser un 60% del solicitado por el vendedor.
  • La electricidad es 220 voltios, los tomas generalmente aceptan patas cilíndricas europeas y patas planas estadounidenses.
  • El idioma es el tailandés, aunque en el sector turístico todos hablan inglés. La folletería en museos y otros lugares turísticos se ofrece en inglés y francés. Nada de castellano. La mayor parte de la cartelería de calles y lugares tiene su leyenda en inglés.

Atracciones turísticas

  • Ciudad amurallada
  • Wat Phra Sing: el templo más reverenciado de la ciudad
  • Wat Phan Tao: construido en madera, tiene enormes columnas de teca.
  • Phra That Doi Sutep: en una colina, con interminable escalera. En las afueras de la ciudad, se puede ir en bicicleta.
  • Muchos otros wats (templos)
  • Museo Lanna y Museo Nacional
  • Mercado nocturno
  • Calle Loi Kroh (o bien Loi Kra) , de bares y bares de acompañantes femeninas y sexos varios: Loi Kroh Rd, en camino al mercado nocturno. Arranca en el puente de hierro sobre el río Ping.
  • ¿Parques de elefantes y parques de tigres?

Estuvimos en Chiang Mai

20 de abril de 2016 - Chiang Mai - El minibus que supimos conseguir en Chiangkhong, allá a orillas del Mekong, nos dejó en pleno centro, a metros del canal (El río Ping) que rodea la ciudad antigua. El viaje es interesante, campos de arroz primero, y luego montañas con selva. Cuando llegamos, cinco horas de viaje, decidimos no tomar ni tuk tuk ni nada parecido, el gps decía que no estábamos lejos del hotel. Caminamos unos quince minutos, preguntamos en una agencia de viaje de las infinitas que hay, y resultó que estábamos en la esquina exacta del soi (callejón) de nuestro hotel. El Chedi Home es lindo, la habitación cómoda, el personal amable sin ser cargoso. La piscina es pequeña, pero el agua fresca es maravillosa luego de los calores que hay que soportar. Iniciamos la labor de turistas, con la visita de algunos wats (templos, pronunciar "vat"), los que estaban más cerca. El calor no nos dejó hacer demasiado, y volvimos al hotel para zambullirnos en la piscina. Los otros viajeros insistían en hacer trabajar mis débiles neuronas: con un marroquí y su familia francesa, lucí mi pobre francés, con un matrimonio canadiense, mi inglés dudoso. Hubiera deseado unos brasileros, para completar mi trilogía de idiomas mal aprendidos y peor hablados. Pero los "irmaozinhos" brasileños no abundan por aquí. Ya refrescados, salimos a buscar comida, y encontramos en un callejón un restaurante italiano, con el menú en chino e inglés. Había hambre, dimos cuenta de dos pizzas y varias cervezas Singha. Nada mejor que volver al hotel a dormir con el aircon, como todos abrevian.

21 de abril de 2016 - De wat en wat - Esa es la tarea que los turistas deben acometer en esta ciudad. Hay templos (wat) en cada esquina. Y a mitad de cuadra. Quizás exagero. Pero vimos tantos que en realidad no sabemos ni cuántos ni cuáles. Fotografié el cartel de entrada de cada uno, para poder identificarlos. Cuando reescriba este artículo podré ser más explicito. La siesta transcurrió en la piscina, con idioma francés. Y con Leila, seis años, como aprendiz de nadadora. Parece mayor, es que su padre, Hassan, el marroquí, es enorme. Por la noche visitamos el mercado nocturno, que son como cuatro mercados y además se desparraman por las calles cercanas. Para llegar recorrimos Loi Kroh ( o Loi Krah), calle saturada de bares con chicas de compañía. Y también ladyboys, por lo que uno se puede llevar una sorpresita (o nó si lo que se busca es así) . Comimos en el mercado, y, salvo eso, no compramos nada.

22 de abril - Un cacho de cultura - Por la mañana visitamos el Museo Lanna, buena muestra de cultura local, y como exposición temporaria, cultura Tai Lué, o Tai Lü. El edificio fue palacio real, y sus interiores son muy agradables. Enfrente está la escultura de los tres reyes y el museo Nacional, cerrado por reformas. La otra actividad fue comprar pasajes a Bangkok. En avión, que cuesta menos de cincuenta dólares por persona, sin diferencia significativa con el bus o con el camarote del tren. La tarde se fue en la piscina, sin los franceses, que se fueron a la mañana, con rumbo norte. Por la noche otra vez al mercado nocturno, por encargos recibidos antes de partir.

23 de abril de 2016 - El turismo que se joda - Nos hemos declarado en huelga. Día de descanso y piscina. Edición de fotos y publicación de este artículo. Mañana, Bangkok. En avión, pues hemos visto que es algo más económico que la primera clase del tren.