ParqueAves

Algunos datos

El Parque das Aves está localizado en la ciudad de Foz do Iguaçú, en  el extremo oeste del estado de Paraná, Brasil. Esta emplazado a pocos metros de la entrada al Parque Nacional do Iguaçu, el principal atractivo de la ciudad, con las internacionalmente conocidas Cataratas de Iguazú, compartidas con Argentina.

De utilidad al viajero

El aeropuerto internacional de Foz de Iguaçu , tiene por código IGU, y es conocido como Aeropuerto Cataratas. Aterrizan en IGU las empresas: Latam Brasil (a San Pablo, Brasilia y Curitiba), Azul (a Campinas y Porto Alegre), Gol (a Rio de Janeiro y San Pablo), JetSmart (a Santiago de Chile), Amaszonas (a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia) y Latam Perú (a Lima, Perú), En el aeropuerto hay casas de cambio, cajeros electrónicos, bares y restaurantes, primeros auxilios, alquiler de vehículos, comercios varios. En el aeropuerto hay casas de cambio, cajeros electrónicos (ATM), bares y restaurantes, primeros auxilios, alquiler de vehículos, comercios varios. 

El aeropuerto está emplazado unos 12 km. del centro de la ciudad. Es posible llegar en bus público: Un servicio de la línea 120 parte cada 30 minutos desde las 5:40 am hasta las 0:40 am y comunica el aeropuerto con el centro de la ciudad y el Parque Nacional do Iguaçu, con parada en la entrada del Parque das Aves. El recorrido al centro de la ciudad toma alrededor de 30 min. y la parada se halla en el anexo de la terminal de pasajeros. En taxi el viaje demora unos 15 minutos. También hay alquiler de automóviles. Hasta el Parque Das aves hay sólo 2,5 km, por lo que es posible ir simplemente a pié.

Es posible llegar a Foz do Iguaçu en bus desde muchas ciudades de Brasil y desde Argentina.  La terminal internacional de buses (rodoviaria en portugués) esta emplazada a 3,5 km. al noreste del centro de la ciudad. Para llegar al Parque das Aves habrá que llegar primero hasta la terminal de buses urbanos, ubicada al norte del centro de la ciudad, inmediata al centro de la ciudad y a unos 3 km de la terminal internacional de buses, y allí tomar el ya mencionado bus de la línea 120.

La ciudad de Foz de Iguaçu y los alrededores hacia el Parque Nacional tienen hotelería para todos los presupuestos y calidades de hoteles. No es necesario reservar con anticipación, salvo en vacaciones invernales (junio).

La entrada al Parque das Aves cuesta algo menos de USD 8,00. Es imprescindible ponerse repelente de insectos antes de entrar. Dentro del parque hay un par de bares para refrescarse y comer alguna cosa. A la salida, como es habitual, hay un comercio con recuerdos del parque. Frente al parque hay un estacionamiento para automóviles, habrá que regatear la tarifa.

Clima, electricidad, moneda e idioma

  • El clima de Foz de Iguaçu es tropical, entre templado en invierno a cálido en verano. Llueve mucho todo el año, aunque también abunda el sol. Ver datos y gráficos del clima en Foz de Iguaçu.
  • La electricidad es de 117 v, 60 ciclos. Los tomas son de tipo N, pero los de tipo europeo de dos patas cilíndricas pueden ser usados. Atención: Esta configuración no es válida para todo Brasil. Pueden encontrarse otro tipos de tomacorriente y voltaje 220 en otras ciudades. Será necesario preguntar la configuracón en cada caso. Ver los tipos de tomacorriente
  • La moneda es el real brasilero. Su código es BRL y su símbolo R$. Hay abundancia de cajeros electrónicos y bancos en el centro de la ciudad. Tambien hay casas de cambio y cajeros electrónicos en el aeropuerto. Las casas de cambio en aeropuertos de todo el mundo tienden a ser poco convenientes, es mejor cambiar lo menos posible. Conversión exacta y actualizada de USD a BRL
  • El idioma es el portugués de Brasil. Por tratarse de un destino de turismo internacional, habrá interlocutores en otros idiomas, principalmente en español. Quienes hablen español, si lo hacen claramente, y despacio, serán entendidos tarde o temprano. Lo menos efectivo es tratar de hablar en portugués, si no se lo habla verdaderamente.

Nuestra visita al Parque das Aves

31 de julio de 2019 - Foz de Iguaçu - Ayer, bastante cansados por el viaje desde Londrina, nos instalamos en la Pousada do Alemão. No está muy lejos de la Posada y Camping Internacional, conocida de otras épocas y que nos fuera recomendada por el desaparecido South America Handbook, cuánto lo extraño, era muy práctico. Volviendo a nuestra posada: Negociamos por R$ 100, precio excelente. Tenemos cuarto pequeño, baño privado, aire acondicionado, frigobar, televisión y buen wifi. Hoy el desayuno tenía de todo, hasta las consabidas salchichas en salsa de tomate que no faltan en ningún hotel de Brasil. En resumen, excelente relación precio-calidad. No nos levantamos temprano, ni desayunamos apurados, como hay que hacer los días de viaje y partimos a visitar el "Marco de la Triple Frontera" o "Marco da triplice fronteira" en portugués do Brasil. Abre a la tarde, a partir de las 14:00 hs. Rumbeamos para el Parque das Aves. Yo acostubro a desconfiar de los lugares muy concurridos, pero en este caso, resultó una actividad entretenida. Lo que no es muy entretenido es el precio, BRL 44,00 por persona. Previamene hubo que estacionar, lo que agrega BRL 20,00. Una negociación muy breve disminuyó el precio a BRL 15,00 con sombra y todo. En la entrada, conseguimos el descuento para idosos, es decir para ancianos, que sólo vale para ciudadanos brasileros. Excelente idea de Gloria, preguntó si el CPF servía, y luego de consulta y deliberación nos otorgaron la media tarifa. El CPF es un documento brasilero que otorga la Receita Federal, o sea la recaudadora de impuestos nacionales. Los brasileños la llaman "El león", debe ser por su peligrosidad. Otra vez resumiendo: Pagamos BRL 22,00 cada uno con débito a nuestra cuenta, y entramos. El visitante contempla gran cantidad de pájaros, de los feos y de los lindos, algunos reptiles, mucha flora incluyendo orquídeas y  también mariposas. El lugar es un remanente de selva, agradable de recorrer y sombreado. Con la ayuda del repelente de insectos zafamos de las picaduras de mosquitos, pernilongos y borrachudos. A mitad de camino nos hidratamos (cerveza) en un bar muy oportuno. A pesar de ser pleno invierno, el calor se hizo sentir. Las araras (papagayos) son las estrellas del parque, aunque hay flamencos, lechuzas, arpías y otra aves caroñeras como el urubú rey. Por fin pude obtener foto de una araponga, es decir, un pájaro campana. La salida es a través de una tienda de recuerdos. Hay de todo un poco, caro y barato, lindo y horrible. Compramos un imán para heladera. Al regreso insistimos con lo del Marco de la Triple Frontera pero en la entrada se negaron a hacernos el descuento para ancianos, y los BRL 24,00 que piden por persona nos parecieron un disparate para lo que yo, sin haber entrado, creo que es una de esas clásicas trampas para turistas. Le dediqué, injustamente, al boletero, un "fica con deus" de mal modo, y partimos raudamente a disfrutar de las comodidades del hotel. Mañana o pasado estaremos en los Esteros del Iberá, Argentina