Prohibidos los aeropuertos

Lo principal, destacado, que no puede eludirse, que no puede olvidarse, que nunca debe hacerse, es cambiar dinero en el aeropuerto. Los piratas cambiarios de los aeropuertos nos darán un cambio miserable, si es que además no aparecen con alguna comisión. Si no hay más remedio, cambiaremos lo estrictamente necesario para llegar al centro de la ciudad en transporte público. Que se queden esperando. Opción si no tenemos ni una monedita local, extraer moneda local de un cajero electrónico. Estos aparatos suelen cobrar una comisión, o bien la cobra nuestro banco, generalmente fija, así que en ellos nos convendrá extraer una cantidad apreciable. 

 

Cajeros electrónicos (ATM)

Son cómodos, hay en todos lados, expenden la moneda local. Pero no son gratis. Primero que nada, hay que verificar cuál es la comisión de nuestro banco. Algunos cobran un importe fijo y luego un % del monto extraído.  Entonces, al presupuesto que hayamos fijado habrá que agregar este costo. Hay en día hay algunos bancos virtuales que son gratuitos, operan con varias monedas, todo con una tarjeta de débito y nuestro teléfono móvil. Citamos algunos, como para que cada quien vea lo que puede convenirle. N26; Starling Bank, Revolut y otros. El uso de estos aparatos requiere algunos cuidados: Usemos cajeros de esos anexos a algún banco - Mejor aún si el ATM está adentro. Las extracciones conviene hacerlas en horario del banco: Si por algún motivo el ATM nos deja sin la tarjeta, podremos reclamar inmediatamente - Desconfiemos de cajeros individuales en la calle o en comercios - Guardemos el papelito que emiten, por si hace falta un reclamo - Tengamos una tarjeta de respaldo, y que sea de otro banco, otra cuenta.

 

Conversión de divisas

Un conversor de monedas en el teléfono es imprescindible. Nos permite conocer la cotización del día, y tener conocimiento inmediato del costo de algo que estamos por pagar. Nuestra opción es xe.com, pero hay muchas otras.

 

Tengamos efectivo de respaldo

No se puede confiar absolutamente en un solo método. Los billetes no fallan nunca, y el único riesgo es perderlo o que nos lo roben.  Esos recursos como el cinto con cierre interior, la riñonera oculta debajo de la ropa son eficaces para transportar el efectivo.

 

Cambio callejero

A veces, no hay más remedio. Primero: conozcamos el aspecto del dinero local antes de hacer una operación - Segundo: Cambiemos poco, para disminuir el riesgo - Sepamos cuánto debemos recibir, con nuestro conversor de divisas instalado en el móvil. - Contemos el dinero antes de entrgar el nuestro - Guardemos el dinero en nuestro lugar más segiro, y hagamos pronta retirada.

 

Y la novedad....

Las criptomonedas avanzan, y en los viajes pueden ser útiles. Hay infinidad de criptobilleteras, de cuentas cripto, de bancos que aceptan criptomonedas, y en algún lugar del mundo quizás haya algún cajero electrónico que entregue moneda local desde nuestra cuenta cripto. Algo cómodo es una tarjeta de débito enlazada con nuestra billetera cripto. Ya sea en el teléfono o en un plastico (mejor ambas) será una forma segura de transladar dinero, o de hacer compras. Una ventaja extra es que generalmente estas billeteras virtuales, o sus tarjetas de débito, no cobran comisión alguna por nuestras transacciones. Hay ya una compañía de reservas (subsidiaria de Booking.com) que permite hacer nustras reservas con una enorme variedad de criptomonedas. Se llama Travala.com

Algunos Posts